domingo, 23 de octubre de 2011

CUENTO MÁGICO


EL MAGO DEL PARAGUAS MÁGICO. Cuentos Cortos La Red.

Decía la leyenda, que hace muchos muchos años, existía un mago que siempre había querido volar como los pájaros y sentir la misma sensación que ellos en el aire. Arión, que así se llamaba el mago, deseaba conseguir algún día, poder llegar a volar, así que todos los días nada más levantarse se ponía a trabajar en su laboratorio buscando la fórmula mágica para volar.

Pero un día, cuando el mago se encontraba haciendo sus experimentos, inventando nuevas pócimas, llegó al laboratorio del mago Arión, su gato Triski, que se puso tan contento de ver al mago, que corrió junto a él, tirando al suelo algunas de las pócimas que había elaborado Arión para conseguir volar.

El mago se enfadó muchísimo con su gato Triski y le dijo: “Gato malo!! no quiero volver a verte nunca más, vete de mi casa!!” Así que con los ojos tristes, Triski se fue a la calle.
El mago Arión, se quedó recogiendo todo el líquido, de las pócimas que se habían caído al suelo y encima de un paraguas antiguo que conservaba el mago desde que era niño, pues fue un regalo de su abuelo. Nuestro mago no podía creerlo, el paraguas se había manchado y se había convertido en un paraguas de colores, y dijo: “Este gato, me ha estropeado el paraguas de mi abuelo, está lleno de manchas de colores!”

Pero de repente, cuando Arión el mago estaba a punto de tirar el paraguas a la basura, lo abrió y vio un montón de luces de colores alrededor de su paraguas, y entonces notó como sus pies no estaban tocando tierra, sino que estaban en el aire.

Cuando el mago Arión vio que el paraguas era mágico y que, gracias a que estaba agarrado a él, estaba volando, grito: “¡¡Estoy volando como los pájaros, por fin!!”

El mago Arión, estuvo volando con el paraguas mágico durante toda la tarde de un lugar para otro, disfrutando como nunca antes lo había hecho, pero cuando estaba volando cerca de su casa, vió a su gato Triski, tumbado medio llorando, porque su amo se había enfadado con él. Por lo que el mago Arión, bajó al suelo y cerró su paraguas, mientras se acercaba hacia su gato.

“Hola Triski, lo siento mucho amigo mío, por haberme puesto así contigo, ya sé que lo único que querías antes, era darme cariño y que no te has dado cuenta de que las pócimas estaban ahí, así que vente para casa conmigo, te prometo que nunca más volverá a suceder, siento mucho haberte tratado así” dijo el Mago Arión.

Así fue como el mago consiguió cumplir su sueño, volar como los pájaros, gracias a su gato Triski, pues se mezclaron todas las pócimas haciendo que el paraguas pudiese volar.
Además, Arión el mago, también entendió que nunca más debía tratar así, a su gato Triski.

Y Colorín Colorado




7 comentarios:

  1. Buen cuento y buena enseñanza, no hay que ser ingrato con quienes están en el suelo, es decir, en otra situación más baja que nosotros; por cierto, el lo recibió de herencia, pero... ¿Donde se compra un paraguas de esos?, yo quiero :)

    ResponderEliminar
  2. Tita,un cuento sugerente y mágico.A veces,la ignorancia de alguien nos enseña la fórmula para vivir mejor...Nada es casual,todo son lecciones para aprender.
    Mi ´gratitud y mi abrazo inmenso.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  3. Hermoso cuento TITA.

    Un beso enorme! y feliz comienzo de semana!

    ResponderEliminar
  4. Tita, una petición de parte de mi hijo Pablo,por favor un cuento de Halloween para leer en su fiesta...gracias!!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola, Tita:

    No hay mal que por bien no venga, la travesura del gato sirvió para que se cumpliera el sueño del mago y de paso darle una lección de humildad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Paso a saludarte y leer tus maravillosos cuentos publicados .
    Besitos y gracias por tus visitas !!

    ResponderEliminar
  7. Excelente entrada!! si quieres visitar y seguir mis bogs, te invito!!

    http://mariela-parma.blogspot.com/

    http://marielapreescolar.blogspot.com/

    saludos
    Mariela Parma

    ResponderEliminar