sábado, 28 de abril de 2012


LA BODA DEL TÍO  PERICO. Cuento de tradición oral.

El gallo Quirico iba a la boda de su tío Perico, tenía muuucha hambre. Por el camino, se encontró un gusanito y pensó: _ " ¡Qué hambre tengo!, me comería a este gusanito en un abrir y cerrar de ojos". "Pero... si como me mancho el pico y no puedo ir a la boda de mi tío Perico. Si no pico... me muero de hambre". ¿Pico o no pico? Y fue y picó.

Siguió caminando alegre por el camino tan contento y con el buche lleno. Al cruzar un río se dio cuenta que tenía el pico sucio:  ¡Oh, mi pico! Así no puedo ir a la boda.

Pidió a la hierba:  "Hierba, límpiame el pico que voy a la boda de mi tío Perico. ¡Muy bien, gallo Quirico!, pero antes dime ¿Dónde está el gusano Gusanito?  No sé, no lo he visto.

Se oyó una vocecita: "Aquí estoy, en la pechuga del gallo Quirico". Por mentiroso... límpiate tú el pico.

Siguió caminando y encontró una oveja y dijo: Oveja, come a la hierba, que no ha querido limpiarme el pico para ir a la boda de mi tío Perico ¡Muy bien, gallo Quirico!, pero antes dime ¿Dónde está el gusano Gusanito?  No sé, no lo he visto.
Se oyó una vocecita: -"Aquí estoy, en la pechuga del gallo Quirico". Por mentiroso... límpiate tú el pico.

Buscó un palo y le dijo: Palo, pega a la oveja, que la oveja no quiso comer la hierba que no quiso limpiarme el pico para ir a la boda de mi tío Perico. ¡Muy bien, gallo Quirico!, pero antes dime ¿Dónde está el gusano Gusanito?  No sé, no lo he visto.

Se oyó una vocecita: "Aquí estoy, en la pechuga del gallo Quirico". Por mentiroso... límpiate tú el pico. Como el palo no quiso, fue en busca del fuego y le dijo: Fuego, quema al palo, que no quiso pegar a la oveja, que no quiso comerse la hierba que no quiso limpiarme el pico, para poder ir a la boda de mi tío Perico. ¡Muy bien, gallo Quirico!, pero antes dime ¿Dónde está el gusano Gusanito?  No sé, no lo he visto.

Se oyó una vocecita: "Aquí estoy, en la pechuga del gallo Quirico". Por mentiroso... límpiate tú el pico. Como el fuego no quiso quemar el pelo, fue a ver al agua y le dijo: Agua, apaga el fuego que no quiso quemar al palo, que no quiso pegar a la oveja, que no quiso comerse la hierba que no quiso limpiarme el pico, para poder ir a la boda de su tío Perico. ¡Muy bien, gallo Quirico!, pero antes dime ¿Dónde está el gusano Gusanito?  No sé, no lo he visto.

Se oyó una vocecita: "Aquí estoy, en la pechuga del gallo Quirico". Por mentiroso y haber comido al gusano Gusanito... ¡Límpiate tú el pico! 

Arrepentido el gallo Quirico por haberse comido al gusano Gusanito... se puso con la cabeza para abajo. Y así...."pico abajo" salió enterito el gusano Gusanito.

El agua no tuvo que apagar el fuego, el fuego no quemó el palo, el palo no pegó a la oveja, la oveja no se comió la hierba, y la hierba limpió el pico al gallo Quirico y ... por fin, pudo llegar feliz y contento a la boda de su tío Perico.

Y Colorín Colorado 

4 comentarios:

  1. Felizmente se le podía oír al Gusano gusanito, sino el gallo Perico se hubiera salido con el gusto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ah que Gallo tan mentiroso! pero aprendió la lección. Feliz fin de semana guapa

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Felicidades por tu blog sin duda muestras el gran amor por la literatura. Un abrazo desde Tabasco, México en donde tienes un admirador de este espacio. Perdón por el borrón

    ResponderEliminar