lunes, 18 de febrero de 2013

CUENTO EMBOLADOR


LOS ZAPATOS DEL NOVIO. Tomado de la red. 

Erase una vez un novio se iba a casar, el día de su boda se puso un traje nuevo y lustro cuidadosamente sus zapatos.

Iba caminando y de pronto unos árboles llenos de manzanas y quiso recoger algunas para su novia. Cuando terminó de cortar las manzanas se percató de que sus zapatos se habían manchado de lodo completamente,  Se dijo a sí mismo: “No puedo ir a mi boda con los zapatos llenos de lodo” Entonces le pregunto a la yerba: “¿Podrías ayudarme a limpiar mis zapatos?” Dijo la yerba: “No, no quiero ayudarte”.

Continuo caminado el novio con sus zapatos sucios, luego se encontró una vaca y le dijo: “¿Podrías comerte la yerba que no quiso ayudarme a limpiar mis zapatos?” La vaca dijo: “No, no quiero ayudarte y además no tengo hambre”.
Buscando solución siguió caminado y se encontró con un palo y le preguntó: “¿Podrías golpear a la vaca que no quiso comerse la yerba que no quiso ayudarme a limpiar mis zapatos?” Lo que contestó: “No, no quiero ayudarte y no me molestes”.

Caminó más adelante se encontró con el fuego al cual le dijo: “¿Podrías quemar al palo que no quiso golpear a la vaca que no quiso comerse la yerba que no quiso ayudarme a limpiar mis zapatos?” El fuego dijo: “No, no voy a hacer nada y largo”.

Camino y camino y se encontró con una fuente de agua y le pregunto: “¿Podrías apagar al fuego que no quiso quemar al palo que no quiso golpear a la vaca que no quiso comerse la yerba que no quiso ayudarme?” La fuente dijo: “No molestes y no te voy ayudar”.

Casi por darse por vencido el novio se encontró un perro y le conto que la yerba, la vaca, el palo, el fuego y la fuente no había querido ayudarle. “Bien yo te ayudaré” dijo el perro. 

El perro fue a la fuente y le dijo: “Me beberé tu agua si no apagas al fuego” La fuente dijo: “No te bebas mi agua, apagaré al fuego”. El fuego dijo: “No me apagues, quemaré al palo”. El palo dijo: “No me quemes golpearé a la vaca”. La vaca dijo: “No me pegues, me comeré la yerba”. La yerba dijo: “No me comas limpiaré los zapatos del novio”. 

Y así el novio, muy elegante y con los zapatos muy limpios, continúo su camino hacia su boda y llevo sus ricas manzanas a su novia.

Y Colorín Colorado…

1 comentario:

  1. Hola amiga!! Tanto tiempo!! Cuanta ternura!!!
    Te dejo mis saludos...Pat

    ResponderEliminar