domingo, 16 de mayo de 2010

CUENTO VAQUERO


LAS NUBES AMIGAS. La Página de los Cuentos

Un vaquero perdido en el desierto cabalgaba y cabalgaba y siempre llegaba al punto de partida, pues no tenía una brújula para orientarse. Estaba cansado, solo quería dormir, pero en la noche la arena se pone helada y dura, entonces se paro sobre la montura de su caballo, hizo girar su lazo con mucha fuerza y lo lanzo al cielo para cazar una nube, pero era muy chiquitita la que logro atrapar.

Esta será mi almohada se dijo colocándola sobre un montoncito de arena. Volvió a pararse sobre su caballo, hizo girar su lazo y nuevamente lo lanzo a las alturas, como esta vez lo hizo con mas fuerza pudo llegar mas arriba y cazo una nube gorda _ gorda: con cuidado la tomo entre sus manos y comenzó a darle palmaditas por todos lados, hasta que la dejo bien parejita y mullida. Tu serás mi blanda camita le dijo. Así el vaquero, Roger Kid, durmió feliz-feliz toda la noche, sobre las dos nubecitas amigas.

Había empezado a salir el sol cuando nuestro vaquero despertó con los apretones que le daba la nube chiquita en su cabeza. ! Roger Kid, despierta, que si el sol comienza a disolvernos no podremos regresar al cielo! Voy a quedarme dormido para siempre sobre ustedes porque no puedo encontrar el camino de regreso, y estoy muy cansado. Si nos dejas partir, nosotras te mostraremos el camino desde arriba.

Roger Kid, confió en ellas. Nuevamente se paro sobre el lomo de su caballo, ato con su lazo a las dos nubes, lo hizo girar con fuerza, y lo aflojo en el momento preciso para que sus amigas salieran disparadas hacia el cielo. ¡Las dos nubes cumplieron su palabra! Ambas se pusieron en fila: adelante la gorda- gorda y detrás la chiquita, se fueron saltando derechito por el azul del cielo Roger Kid, las seguía en su cabalgadura con la vista fija en ellas, hasta que dejo el desierto atrás y reconoció el camino que lo llevo de vuelta a su rancho.

Una vez allí tomo su guitarra y canto una canción vaquera muy Linda para las nubecitas salvadoras. Y cuenta la leyenda que desde entonces, todos los días al atardecer; muchas nubes se detienen sobre los ranchos, para escuchar a los vaqueros, que después de su trabajo toman sus guitarras y cantan para ellas sus hermosas canciones para agradecerles el haber salvado a un camarada.

Y colorín colorado...

Los vaqueros americanos han capturado la suposición y la imaginación de millones pues ninguna otra ocupación ha hecho nunca.


4 comentarios:

  1. me encanto el cuento de las nubes y el vaquero perdido,la verdad es que tuvo much imaginacion para pasar una bien mullidita sobre las nubes.

    gracias tita por regalarnos este bonito cuento.

    feliz domingo y aprovecho y te dejo cebado un rico mate calentito,veras que rico es!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Tita!
    Me encantó esta historia, muy creativa, preciosa! Cuántas imágenes: el vaquero enlazando las nubes, durmiendo sobre ellas, enviándolas de nuevo al cielo...¡una delicia para la imaginación!
    ABRAZOS!!!

    ResponderEliminar
  3. Una historia muy bonita, un saludo y Gracias

    ResponderEliminar
  4. El cuento es precioso, una historia realmente bonita que nos hace darnos cuenta de lo bonita que es la vida si pudiéramos gozar de la salud de las estrellas y del color de las nubes pero nuestra vida es tirarnos toda la vida trabajando para conseguir más bien nada

    ResponderEliminar